02 Photo Álvaro Manof

Primeros Años

Sergio Albarracín “Elphomega” nace en Málaga el 8 de octubre de 1976. Su hermano es quien lo introduce en la cultura hip hop y de esta forma entra en contacto con el graffiti y el breakdance de mediados de los años ochenta. Con el inicio de la nueva década empieza a escribir sus primeras rimas y a la edad de quince años se convierte en letrista en la sombra de Nazión Sur, grupo insignia de un movimiento en ciernes. Entre 1998 y 2002 graba sus primeras canciones como Elphomega, tres maquetas tituladas Leyenda: Rap contienda, Fácil de escuchar y 2002, que fueron referencia en su momento. Durante estos años se vincula estrechamente a Hablando en Plata -formación en la que nunca ha dejado de militar como miembro oficioso- y entabla una especial conexión con el dj y productor del grupo, Sr. Narko “Doc Diamond”. Éste se convierte desde entonces en la otra mitad de sus directos y en el productor de cabecera de todos sus discos.

Zona Bruta

Bajo el ala de este sello pionero, Elphomega realiza sus primeras incursiones en formato profesional participando en los discos Frankattack y A sangre fría de Frank T y Hablando en Plata respectivamente. En 2004 firma su primer contrato y publica con el sello madrileño el maxi single One man army, al que seguiría al año siguiente Homogeddon, su primer largo. Este trabajo cosecha excelentes críticas y lo coloca definitivamente en el juego, postulándose como uno de los liricistas más creativos y evocadores del panorama:

“Este disco es una bocanada de aire fresco a la escena rap de aquí. No está entre los más grandes pero va camino de estarlo”. (GO Magazine)

“Uno de los mejores trabajos de nuestro hip hop escuchado en los últimos tiempos”. (RockdeLux)

Dos años después, en 2007, publica su segundo álbum con Zona Bruta, El testimonio Libra. Un disco que supera las expectativas generadas por su primer trabajo y que cuenta con las colaboraciones de Jotamayúscula y Violadores del Verso, entre otros. La masterización del trabajo corre a cargo de Dave Cooley, ingeniero de confianza de Madlib, J Dilla… A día de hoy, El testimonio Libra es considerado un clásico atemporal y pieza fundamental del rap en castellano:

“Un disco adulto, preciosista en la forma y meditado en el fondo, con muchas opciones para convertirse en un clásico de nuestra escena hip hop”. (RockdeLux)

“Este segundo trabajo es claramente mejor que su predecesor, un álbum redondo en todos los aspectos, con la dificultad añadida de ser extenso (…) Plagado de una densidad lírica y temática que te lleva al descubrimiento continuo, a sacar significados nuevos con cada escucha (…) Un sonido pop, europeo, bohemio, con clase”. (Doc Jota)

Boa Music

El año 2011 supone un punto de inflexión en la carrera de Elphomega. El artista pasa a engrosar las filas de Boa, sello con una larga experiencia que aglutina a algunos de los artistas más rentables de la escena. Ese año sitúa en el mercado Phantom Pop, su trabajo más exitoso hasta la fecha. Con este título da un salto en repercusión mediática, captando la atención de un público que nunca se había interesado por este género. El álbum recibe elogios unánimes por parte de la prensa generalista y comparte los primeros puestos de las listas a Mejor Álbum del Año con artistas como Russian Red o Sidonie, algo inusual tratándose de un disco de hip hop.

“Este es, al igual que su predecesor, un álbum del que se hablará durante mucho tiempo. Lo más fresco que se ha podido escuchar por estas tierras en años. Ha conseguido darle un nuevo enfoque al rap español, algo que se agradece. Una trayectoria ascendente y una discografía que ya consagra a Elphomega como uno de los jefes de nuestra escena”. (Serie B)

“Sinceridad, honestidad brutal, un sonido único… En fin, que no todos los días el hip hop hispano puede enorgullecerse de contar con un álbum tan arriesgado y logrado como este”. (Zona de obras)

Navaja Suiza

En esta nueva etapa, Elphomega decide romper lazos con sellos discográficos y opta por la autoedición y por encarar personalmente la producción ejecutiva de sus futuros trabajos. Al mismo tiempo forma Catarata junto a Piti Elvira, un proyecto que aúna la lírica versátil del mc con las composiciones multiinstrumentadas del genial guitarrista de Standstill. El disco del dúo de título homónimo, Catarata, se hace realidad en 2014 gracias al crowdfunding y es la primera referencia de Navaja Suiza, plataforma de autoedición que gestionan ambos artistas junto a Benjamín Villegas.

Bajo el amparo de esta nueva plataforma, en 2016 Elphomega autoedita en formato vinilo Doble LP Nebuloso, su cuarto trabajo largo en solitario y el primero concebido y desarrollado desde la más estricta independencia:

“Tras dos álbumes que son clásicos del rap en castellano, Nebuloso no es un retroceso en calidad, da un paso al frente sin perder la esencia (…) Elphomega es una rara avis, el rapper de la old school que mejor ha sabido envejecer en casi dos décadas de carrera, sonando a sus 40 tacos más fresco que algunos veinteañeros, estableciéndose quizás como el rapper español con mejor discografía”. (Doc Jota)

“Cinco años después del fenomenal Phantom Pop, Elphomega regresa con un disco en el que hace borrón y cuenta nueva, prescindiendo del folk y el pop de aquel álbum para adentrarse en el terreno de la electrónica y los ambientes oscuros. Ni es el primero ni será el último que fusiona rap y electrónica, pero todo lo que crea Elphomega tiene ese toque intimo, personal, que convierte a su música en única”. (Mondosonoro)

The Freelance, de recientísima publicación en la primavera de 2019, es la quinta referencia larga de Elphomega, pensada bajo este título como la primera de una serie de entregas y concebida con la informalidad de una mixtape, de manera más ligera y espontánea, menos conceptual y estudiada que las de sus trabajos predecesores. Este disco plagado de sangre nueva tanto en el apartado vocal como en el instrumental, lo concilia más que nunca con todo tipo de corrientes y tendencias como ha venido demostrando a lo largo de su carrera y en multitud de colaboraciones con otros artistas. Para redondear la frescura que impregna todo el trabajo, las ilustraciones utilizadas en la imagen gráfica del disco corren a cargo del reconocido artista urbano Imon Boy.